+01 (414) 230- 5550
VIDA SALVAJE
 
El habitat del oso y el urogallo


 

El Bierzo posee una riqueza natural virgen de extrema importancia para dos especies en peligro de extinción: el urogallo y el oso pardo. Ambas han podido recuperarse en parte gracias a la labor de diversas organizaciones, como la Fundación Oso Pardo, o al programa Life, cofinanciado por la Unión Europea para recuperar el habitat y la población del urogallo.
  • Text Hover
El oso pardo en el Bierzo
El Alto Sil y los Ancares son las principales zonas reproductoras del oso pardo en El Bierzo.
Los datos del censo constatan la recuperación de la especie después de décadas de declive continuado. El claro aumento en el número de ejemplares, un total de 250 en toda la cordillera cantábrica, permite hablar de un futuro prometedor para esta especie en la Montaña Oriental de León y Palencia y una zona especialmente potente en el Alto Sil y los Ancares leoneses.

A este último enclave, se une el hecho de que ambas zonas están estrechamente comunicadas con Galicia y Asturias lo que permite una mayor movilidad de ejemplares y, por tanto, eliminar los riesgos que, a día de hoy, podría provocar la consanguinidad entre animales.

Mas información: www.fundacionosopardo.org
El reducto del urogallo
La reducida población de urogallos bercianos se encuentra principalmente en el Alto Sil, en los Ancares, donde hay alrededor de 15 cantaderos, o puntos de encuentro para la reproducción de la especie.

El urogallo es la mayor de las gallináceas españolas. Recibe su nombre por el sonido que emite durante su celo, parecido al del "uro", antepasado salvaje de los bóvidos domésticos.

El urogallo precisa de un entorno natural con bosques de coníferas, con abundante vegetación, así como agua potable y hormigueros.

Se trata de un ave de gran tamaño y notables diferencias entre el macho y la hembra. El macho puede llegar al metro de longitud y los cuatro kilos de peso, mientras que la hembra no suele superar los setenta centímetros y los dos kilos.

En la península ibérica, su población ha disminuido considerablemente en los últimos años, hasta el punto de que actualmente es una de las especies más amenazadas.

El proyecto LIFE+ Urogallo cantábrico tiene como objetivo fundamental frenar el declive de esta subespecie endémica de la Península Ibérica y fomentar su recuperación.

Más información: http://lifeurogallo.es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies